ML2 – Second Language Literacies

A blog for the Second Language Literacies course from the MA in Learning and Teaching Processes in Second Languages (ML2) at UPB-Medellín

EL FUTURO DEL AULA DE ESPEX CON RELACIÓN A LOS CONCEPTOS DE LITERACIDAD Y MULTIMODALIDAD. POR: JORGE ESTUPIÑÁN.

EL FUTURO DEL AULA DE ESPEX CON RELACIÓN A LOS CONCEPTOS DE LITERACIDAD Y MULTIMODALIDAD. POR:  JORGE ESTUPIÑÁN.

Tras un curso en el que hemos podido abrir la mente a nuevos conceptos sobre lo que es “leer el mundo” y sobre la manera de hacerlo, nos quedan la reflexión sobre lo aprendido y la curiosidad por lo que no hemos visto aún sobre estos temas tan interesantes como lo son la literacidad y la multimodalidad.

En el ejercicio hipotético que se nos ha pedido, de tratar de visualizar el escenario del salón de clase en un futuro cercano, de cómo seria la educación dentro un par de años, qué prácticas sociales incluir, qué innovar y cómo esas prácticas e innovaciones contribuirían al aprendizaje, no puedo ser ajeno a la propuesta que pretendo desarrollar como proyecto en esta maestría. Así que he tratado de ser consecuente y enlazar los conceptos aprendidos en el curso de Literacidad con las ideas que tengo para el proyecto.

‘One of the pleasures of popular culture, after all, is that it usually has nothing to do with school and the more formal elements of children’s lives; indeed, it provides an escape route from their restrictive discourses’.  (Marsh and Millard, 2000, p.185)

“Uno de los placeres de la cultura popular, después de todo, es que por lo general no tiene nada que ver con la escuela y los elementos más formales de la vida de los niños y, de hecho, proporciona una vía de escape de sus discursos restrictivos”.     (Marsh y Millard, 2000, p.185)

Con la premisa del fragmento tomado de Marsh y Millard quiero empezar a definir el camino de la propuesta que pretendo diseñar para el proyecto de nuestra maestría. Y aunque el fragmento habla de “niños”, he tratado de acercarme a la definición de lo que se propone en él desde el contexto del aula de clase de los estudiantes de Español como segunda lengua. La necesidad de abordar el tema desde esta perspectiva obedece al hecho de que soy un profesor del programa ESPEX (Español para extranjeros) de la UPB (Universidad Pontificia Bolivariana), y que además, el énfasis en el que estoy haciendo la maestría es en Español.

La propuesta del proyecto surge con la idea de utilizar un elemento de la cultura popular en el proceso de enseñanza del Español como segunda lengua. Este elemento de la cultura popular es la música. La música es una manifestación artística y cultural que se da de varias maneras en todas las comunidades. Existe una producción de música global que intenta abarcar los mercados internacionales, y que se va convirtiendo en un fenómeno global. Pero también existe una producción musical tradicional y propia de cada lugar (país, región, ciudad) que, además de ser un elemento cultural, es un pequeño microcosmos de la idiosincrasia de una sociedad.

Cuando los estudiantes de otros países visitan a Colombia con el ánimo de estudiar y aprender el idioma Español, tienen un acercamiento a dicho idioma desde varios puntos. Pero en la experiencia personal puedo decir que en muchos casos, ellos (los estudiantes) sienten una distancia entre el aprendizaje del idioma en el aula de clase y lo que viven en el contacto con la sociedad y con las costumbres y la cultura por fuera de los salones de aprendizaje.

En resumidas cuentas, y para no alejarme del tema que me compete en este trabajo, la propuesta que he tratado de vislumbrar es la de establecer un puente entre el aprendizaje del Español en el aula de clase y el contacto con el idioma cotidiano por fuera de las aulas. Este puente del cual hablo es la música. Pero la música desde su carga cultural y social, como un elemento que permite leer rasgos de nuestra sociedad que para nosotros son cotidianos pero que para los estudiantes extranjeros resultan un poco más difíciles de detectar y comprender.

La literacidad está adoptando nuevas formas. El estudio de estas formas debe abordarse de forma urgente. Los jóvenes ya no pisan bibliotecas de ladrillo ni leen solo libros de papel: hacen clic en la computadora para navegar por la red, envían correos y chatean entre sí.

La investigación sobre la literacidad debe incorporar una perspectiva sociocultural, a la lingüística y a la cognitiva. Esta perspectiva debe adoptar un punto de vista más global, interesándose por los interlocutores, sus culturas, sus organizaciones sociales, las instituciones con las que se vinculan, etc. (Cassany 2005, p. 7)

En el fragmento anterior se habla de las nuevas formas de la literacidad y de la necesidad de incorporar la perspectiva sociocultural en su investigación. Y bien, aunque cuando se habla de literacidad se hace referencia al texto, y de alguna forma se entiende la palabra “texto” como una forma escrita, también se habla de la literacidad como la capacidad de interpretación de la palabra y el mundo “Read the word and the world” (Freire and Macedo, 1987), en la que los elementos socioculturales y por ende la música, pueden jugar un papel muy importante.

Si la idea es leer e interpretar el mundo, y nos ubicamos en el momento específico en que un estudiante extranjero se encuentra aprendiendo Español en Colombia, debemos entender que el mundo que el estudiante necesita leer en ese momento es el mundo colombiano. Y el mundo colombiano está diferenciado de otras culturas y de otros países por su idiosincrasia, por sus costumbres, por sus manifestaciones artísticas. Todo ese conjunto de cosas impregnan el uso del idioma. De ahí que el Español, siendo un idioma que se habla en la mayoría de países latinoamericanos, no tenga un estándar en todos los lugares, y que incluso sea difícil de entender en el escenario en el que dos hablantes nativos de países o lugares diferentes se encuentran.

En Serafini 2011, p. 345, podemos leer:

All cultures have sign systems, or systems of meaning that determine the ways in which meaning and information is communicated and received (Geertz, 1983). Art, like literature, is a system of meaning, and we must “consider that there are facts, principles, rules and ways of making and understanding art that are learned through an education system and/or a social structure that determines how a culture sees and experiences the world” (Chanda, 2004, p. 86)

Todas las culturas tienen sistemas de signos o sistemas de significados que determinan las formas en que significado e información son comunicados y recibidos (Geertz, 1983). El arte, como la literatura, es un sistema de significados, y nosotros tenemos que “considerar que hay hechos, principios, reglas y formas de hacer y entender arte que son aprendidas a través de un sistema de educación y/o una estructura social que determina cómo una cultura ve y experimenta el mundo” (Chanda, 2004, p. 86)

Para el estudiante extranjero que estudia Español también se hace necesario entrar en el contexto del país que visita (en este caso, Colombia), y la música colombiana puede ser una herramienta que no sólo se use como material didáctico en la clase, sino que pueda acercar al estudiante a toda una forma de pensamiento, a cómo la cultura colombiana ve, experimenta e interpreta el mundo. Y en este orden de ideas, la música sería una especie de puente entre el aprendizaje del Español en el aula de clase y el uso del mismo fuera de ella.

 

Una visión desde la multimodalidad

En el estudio de la materia de Literacidad tocamos un tema muy importante tanto desde lo conceptual como en el momento práctico. Este tema es la multimodalidad.

La multimodalidad está relacionada con recursos y modos de expresión, entre los cuales se puede mencionar los modos: escrito, oral, visual, auditivo, gestual, táctil y espacial. La integración de los modos es la que logra hacer un “texto multimodal”.

Ahora, para lograr la integración de los modos también hay que pensar en la integración de los sentidos o sinestesia. Este concepto de la sinestesia es indispensable para pensar en el trabajo y las actividades multimodales en el aula de clase. Sin embargo cuando los docentes (en el caso de la maestría, los estudiantes) se enfrentan al reto de diseñar una actividad multimodal, no logran establecer la relación entre los modos dentro de la misma actividad, quizás por la costumbre de trabajar casi siempre ligados al texto escrito.

La música, y en especial la música en los medios digitales, ofrece la oportunidad de trabajar en el aula de clase con varias formas o modos de transmitir un mensaje, pues si atendemos a lo que está presente en la red, podemos ver que la mayoría de canciones, temas u obras musicales tienen la posibilidad de ser oídas, leídas, vistas e interpretadas dado que existen videos musicales con el texto a manera de karaoke. Y como herramienta en la clase, estos videos pueden ser uno de los acercamientos más puntuales al concepto del trabajo multimodal.

En el link anterior se puede ver un video del trabajo que se hizo con los estudiantes de ESPEX, en el que se incluyó la música, el video y la lectura del texto escrito en una actividad que dio como resultado que los estudiantes pudieran percibir algunos aspectos de la identidad cultural colombiana y que además expresaran, en español, lo que habían deducido después de ver, oír, leer e interpretar un “texto multimodal”.

Visualizando el futuro de las clases de Español para extranjeros

La enseñanza del Español como segunda lengua o como lengua extranjera en Colombia es una actividad que no tiene toda la trayectoria que tiene la enseñanza de otros idiomas como el Inglés. Sin embargo, y por la implementación de políticas gubernamentales, está en crecimiento tanto en los ámbitos formales académicos como en la informalidad. De estos procesos surgen las inquietudes de muchos docentes por prepararse para afrontar el reto de una manera más idónea. Además se adelantan proyectos educativos e investigativos (como nuestra maestría) que pretenden diseñar los escenarios en los que los docentes del área de Español para extranjeros se van, o nos vamos a desempeñar en un futuro no muy lejano.

Uno de los retos para los docentes es la inclusión de las nuevas literacidades, en especial de lo que conocemos como liteacidad digital, pues es en este campo en el que se presentan grandes diferencias entre los profesores y sus estudiantes.

A manera de anécdota puedo referirme a la queja de algunos estudiantes que tuve hace varios años en otra institución. La queja generalizada era debida a que una de las profesoras que trabajaban conmigo nunca usaba un computador para nada, y sus únicas herramientas en la clase eran el diccionario y los marcadores. Ahora, si bien en la clase de Literacidad se nos ha dicho que no por usar todos los “aparatos” que la tecnología ofrece se está haciendo un trabajo consecuente con la literacidad digital o con la multimodalidad, sí es necesario que para enfrentarse a los procesos de enseñanza con estudiantes de otros países, quienes generalmente están a la vanguardia en asuntos tecnológicos, el profesor esté actualizado en el uso de las herramientas que la tecnología pueda proveer para ser usadas en la labor educativa. Sin querer decir con esto que el docente actualizado deba ser una especie de adolescente tardío que dedique la mayor parte de su tiempo al uso lúdico de los implementos tecnológicos.

 Digital literacy

Recent revisions to the framework for teaching that guides literacy instruction in England and Wales, not unlike those in other English-speaking countries, will place a greater emphasis than earlier versions on the use of new technology. In what could be seen as a minor victory for the advocates of digital literacy, the Primary National Strategy (PNS) will present opportunities for more creative and purposeful uses of new technology in our classrooms. (Merchant, p. 4)

Literacidad digital

Las recientes revisiones al marco para la enseñanza que guía la literacidad en Inglaterra y Gales, no muy diferentes a las de otros países de habla inglesa, pondrán un mayor énfasis que las versiones anteriores sobre el uso de las nuevas tecnologías. En lo que podría ser visto como una pequeña victoria para los defensores de la literacidad digital, la Estrategia Nacional de Primaria (PNS) presentará oportunidades para usos más creativos y útiles de la nueva tecnología en nuestras aulas. (Merchant, p. 4)

Como se puede ver en el aparte anterior, las políticas educativas en muchos países le apuestan al uso de nuevas tecnologías. Pero no puede ser una exigencia unilateral en el desarrollo de la labor educativa. Debe ser una práctica en la que el docente esté a la par con los estudiantes y viceversa.

En el caso de los programas de español para extranjeros se hace necesario que los docentes tengan la preparación adecuada. Una preparación que no sólo esté inclinada hacia el conocimiento del área a enseñar, sino a las formas de implementar conceptos que para muchos son aún desconocidos, tales como literacidad, multimodalidad y multiliteracidad.

En una visión hipotética podría decirse que para la enseñanza del Español como segunda lengua o como lengua extranjera en Colombia, posibles escenarios son alentadores porque la comunidad docente se está preparando. Además las instituciones que ofrecen los programas cuentan con las herramientas tecnológicas necesarias para llevar a cabo un proceso adecuado. Los estudiantes que visitan el país son personas que, en su gran mayoría, utilizan las herramientas tecnológicas que están presentes en la actualidad. Sin embargo hay que ser cuidadosos y no pretender que la existencia de herramientas tecnológicas y de estudiantes y profesores que sepan usarlas puedan garantizar el desarrollo de la multiliteracidad y multimodalidad.

A mi juicio, las aulas de clase en los cursos de ESPEX en la UPB están dotadas de los elementos necesarios para los propósitos de multiliteracidad y multimodalidad. Y es necesario que se empiece a cambiar algunas actividades que se han hecho tradicionalmente y por mucho tiempo. Por ejemplo: El uso exclusivo del texto escrito recurre a un modo de expresión y transmisión del mensaje que no es el único existente. Entonces hay que pensar en otro tipo de “textos” que tengan presentes otros modos, preferiblemente varios modos, para que las actividades tengan el desarrollo multimodal.

Kress (2005), propone que la comunicación ocurre a través de diferentes modos de significación como el texto, imágenes, gráficos, sonido, música, etc. de manera simultánea. Por esta razón, para entender el significado de un acto comunicativo hay que tener en cuenta todos los modos utilizados en él y no se pueden estudiar de forma aislada, por cuanto están estrechamente relacionados entre sí. El concepto de modo es definido por el autor como un recurso semiótico social y cultural a partir del cual se construyen significados.

De este modo, la escritura, el diseño, la música, los gestos, las palabras, las imágenes, y los objetos en 3D, son ejemplos visibles de los diversos modos utilizados para la representación y la comunicación. Estos modos trabajados con diferentes propósitos e intenciones comunicativas y pedagógicas, conllevan efectos significativos entre el enseñar y el aprender en las aulas de clase contemporáneas, ya que los estudiantes ponen en juego múltiples recursos semióticos para plasmar significados. Desde esta perspectiva, un enfoque basado en la enseñanza multimodal deja por fuera la enseñanza “tradicional” y lo que habitualmente ha significado el lenguaje (Leer y Escribir). Como lo señala Jewitt (2008), “Los discursos multimodales en el aula de clase hacen más visible la relación entre el uso de los recursos semióticos por parte de los docentes y estudiantes y la producción del conocimiento curricular, la subjetividad del estudiante y la pedagogía” (p.357).

En la clase debe incluirse, de manera arriesgada  para muchos de nosotros, nuevas actividades que propendan por la implementación de lo multimodal.

Un paralelo entre los procesos de aprendizaje y enseñanza de la música y de los idiomas

La música es un arte. Pero es a la vez un lenguaje. Como lenguaje, tiene un sistema de signos que el aspirante a músico debe aprender. Generalmente en las escuelas de música y en las instituciones de educación que tienen programas de formación avanzada en música, se puede encontrar una materia inicial que se llama lectoescritura.

Hace muchos años los estudiantes de música sólo tenían la posibilidad de aprender la lectoescritura musical de manera teórica inicialmente, para luego, después de un proceso paralelo de aprendizaje técnico con un instrumento musical, encontrar la asociación real de lo que se escribía y leía en notación musical con lo que sonaba en el momento de la interpretación del instrumento.

La música tiene una esencia multimodal que integra la vista, el oído, la oralidad, lo táctil, lo gestual y un sentido musical. Esto hace que su aprendizaje sea una actividad de muchas posibilidades, y que además nos dé ideas de aplicabilidad en la enseñanza de los idiomas.

Los estudiantes de los conservatorios de la actualidad tienen herramientas que no tuvimos quienes empezamos el estudio de la música hace unos veinte años. Por ejemplo los guitarristas de hoy cuentan con programas digitales que reproducen el audio de una partitura. En este caso, el estudio de una obra se encara con un referente auditivo que no estaba presente en el pasado. Además, los programas digitales ofrecen la opción de visualización de la partitura de manera secuencial a la vez que el sonido digital va apareciendo; incluso en algunos casos, esos programas cuentan con la imagen de un diapasón de guitarra en el que también aparecen las imágenes de las posiciones técnicas de la mano a lo largo de la interpretación de la obra en cuestión. (Figura 1)

1

(Figura1. Programa Guitar pro)

Algunos detractores del uso de las nuevas tecnologías afirman que el uso de los programas digitales para el aprendizaje de la música limita la creatividad. También dicen que se está creando una generación de músicos dependientes de los programas y que no están en capacidad de hacer su labor a la vieja usanza, o sea sólo con el lápiz y el papel pentagramado. Por esta razón, las escuelas de música tratan de combinar las dos formas de aprendizaje para formar a músicos capaces de enfrentar el proceso creativo con o sin el uso de las herramientas digitales.

El paralelo que pretendo establecer entre la música y los idiomas con relación a la literacidad digital y la multimodalidad está basado en la condición de lenguaje que se le ha otorgado a la música. El proceso de aprendizaje de la música requiere del aprendizaje de un sistema de signos y su lectoescritura, de la interpretación auditiva y sonora de esos signos, de la ejecución de las obras y finalmente del fortalecimiento de la capacidad creativa que termina por un perfeccionamiento del estilo.

En los idiomas es similar, y podemos aprovechar los programas digitales que se han desarrollado para el aprendizaje de la música y llevarlos de manera analógica al escenario del aprendizaje de los idiomas. Por ejemplo se podría imaginar una presentación de una canción en un pantalla en la que el estudiante pueda escuchar la música y la pronunciación del texto, ver el texto escrito y también el componente gestual de quien lo interpreta. Lo multimodal estaría presente por las diversas formas de percibir el mensaje. Además, si lo pensamos desde la propuesta de encontrar en la música un puente intercultural entre el aprendizaje del idioma en el aula y en la calle, se podría incluir otro tipo de percepción no literal del mensaje, y en ese caso hablaríamos de una lectura del contexto, una lectura de las líneas y también entre líneas como lo sugieren los estudios de la literacidad.

2

(Figura 2, Programa Finale 2012, editor de partituras)

En la Figura 2 podemos ver una imagen del programa Finale 2012. Este programa es a la notación musical lo que el teclado de computador es al texto escrito. Con una diferencia puntual, y es que en el programa de edición de partituras se puede escribir la regulación de fuerza en la interpretación, la velocidad de ejecución y otros detalles que hacen parte de la parte sonora de la obra. Además en el mismo programa se puede escuchar lo que se ha escrito.

En el caso de los idiomas aún no se cuenta con un programa que sea tan específico a la hora de escuchar lo que se escribe por medio del teclado.

3

(Figura 3, Google traductor)

En la Figura 3 podemos ver el Traductor de Google. Este programa tiene la opción de escuchar lo que se ha escrito, y en algunos casos se asemeja mucho a la pronunciación correcta de los textos o palabras. Sin embargo, y a diferencia de lo que hace el editor de partituras Finale 2012, el traductor no cuenta con la posibilidad de escuchar algunas opciones de entonación, pausas y velocidad en la lectura de los textos. Todo esto anterior podría ser analógicamente recíproco a los reguladores de intensidad, velocidad y fuerza en la música.

Para finalizar el paralelo podría decir que en el ámbito multimodal y de la multiliteracidad, la enseñanza delos idiomas puede aprender muchas cosas de lo que se ha hecho en la música. Incluso puede incluirse la música dentro del proceso de enseñanza de un idioma. Esto permitiría hacer la integración de sentidos o sinestesia, utilizar las herramientas tecnológicas y salir de las formas tradicionales de impartir el conocimiento.

Tal vez el futuro de la enseñanza del Español como segunda lengua requiera de la participación de desarrolladores de software de la mano de docentes del área, o de docentes del área que estén en capacidad de desarrollar programas en los que se pueda integrar las diversas formas de transmisión del mensaje y en los que tanto los estudiantes como los profesores puedan intervenir en un momento creativo e interactuar con los programas.

Las prácticas sociales en el aula del futuro  

4

(Figura, Red de buenas prácticas 2.0, Jorge Crespo Cano)

La integración de las TIC como una de las prácticas sociales propuestas para el aula moderna requiere de los recursos y la estructura necesaria para lograr el cometido. Aunque parezca jocoso, la imagen de la Figura 4 nos muestra el dilema de muchas instituciones en las cuales se pretende seguir los lineamientos gubernamentales con respecto a la educación, y en especial con respecto a la integración de las TIC, pero donde no existen las condiciones necesarias para enfrentar el proceso de modernización y/o de actualización de las prácticas educativas.

Para mi proyecto:  “La música como elemento de contextualización en el procesos de enseñanza del Español como segunda lengua” he propuesto un escenario de interculturalidad, y la interculturalidad y la multiculturalidad como prácticas sociales dentro del aula. En este escenario, la música actúa como vehículo entre las diferentes culturas, como medio para reconocimiento del contexto sociocultural que los estudiantes están descubriendo en Colombia y como herramienta didáctica para la enseñanza y para el aprendizaje del Español. La interculturalidad y la multiculturalidad representan también un esquema de inclusión dentro del aula de clase.

 

 

Conclusión

Según mi visión, el aula del futuro en los cursos de Español  para extranjeros es un espacio en el que:

  • Existen los recursos para integrar las nuevas tecnologías porque no es posible hablar de la integración de las TIC en un espacio en el que no hay acceso a internet como mínimo.
  • Se cuenta con profesores preparados para asumir la responsabilidad de usar las nuevas herramientas tecnológicas, no como una forma moderna de llevar el texto escrito a la pantalla, sino como un modelo en el que el mensaje sea llevado aplicando la multimodalidad.
  • Se incluye la música como elemento de contextualización sociocultural para el estudiante extranjero y como puente entre el aprendizaje del Español en el aula de clase y fuera de ella. Además, probablemente se ha tomado como modelo los programas digitales que apoyan el aprendizaje de la música, para el desarrollo de nuevos programas que apoyen el proceso de aprendizaje del Español.
  • Hay un escenario de multiculturalidad e inclusión que permite abordar el proceso de enseñanza desde varios puntos de vista.
  • El aprendizaje se ve afectado positivamente por la implementación de herramientas, estrategias, prácticas sociales y cambios en los modelos tradicionales de la enseñanza. Los beneficiados no son sólo los estudiantes sino que los profesores también tienen beneficios como el crecimiento frente a los nuevos fenómenos educativos, y finalmente es nuestro país el que gana en su reputación como destino académico de extranjeros para el estudio del Español como segunda lengua o lengua extranjera.

   

REFERENCIAS

  • ·       Marsh J.  & Millard E. (2000) “Literacy and popular culture”

 

  • Freire P. & Macedo D. (1987) “Literacy: Reading the word and the world”
    • Cassany D. (2005) “Investigaciones y propuestas sobre literacidad actual: multiliteracidad, internet y criticidad”
  • Serafini F. (2011) “Expanding Perspectives for Comprehending Visual Images in Multimodal Texts”
  • Chanda, J. (2004). “Learning about culture through visual signs. In D.L. Smith-Shank (Ed.), Semiotics and visual culture: Sights, signs, and significance”
  • Geertz, C. Local knowledge: Further essays in interpretive anthropology (3rd ed.). New York: Basic.
  • Merchant G. “MIND THE GAP(S): discourse and discontinuity in digital literacies”
  • Kress, G. (2005) Alfabetismo y multimodalidad. Un marco teórico. En G. Kress, El alfabetismo en la era de los nuevos medios de comunicación (pp. 49-82).Granada, España: Ediciones Aljibe.
  • Gobierno de España. Ministerio de educación, cultura y deporte. Instituto nacional de tecnologías educativas y formación del profesorado. Red de buenas prácticas

http://recursostic.educacion.es/heda/web/es/inicio/humor-20/1182-iusar-las-tic-sin-recursos

Advertisements

3 comments on “EL FUTURO DEL AULA DE ESPEX CON RELACIÓN A LOS CONCEPTOS DE LITERACIDAD Y MULTIMODALIDAD. POR: JORGE ESTUPIÑÁN.

  1. Hi Jorge!
    I think your concern about teaching Spanish to your students, based on their real needs, is something that almost all of us have experienced because we usually teach our students from an academic perspective.However,when they face that real world outside the classroom, they find colloquial terms that cause a lot of difficulty understanding people and their social context; in that sense, your project of teaching and approaching them to the concepts through Colombian Colombian music is an interesting and also a resourceful way to do it. Keep on working on your wonderful project.Very good!

  2. ML2
    October 22, 2013

    I believe that most of the teachers share a common wish of finding a magical tool to teach in a way that is engaging for all students and get them go beyond words and grammar, make learning meaningful and at the same time fun and complete. Using songs and videos turns out to be an excellent way to have students interpret and learn culture as well as language,
    Maria Marín.

  3. christian gonzalez
    October 24, 2013

    Hi Jorge, I agree with you about the music can be a bridge between the socio-cultural elements and the language. I think music opens spaces for meeting the other, and that is a key for self-developing, and a nice way for developing the process of enculturation with the inclusion of music.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Information

This entry was posted on October 18, 2013 by in Uncategorized.
%d bloggers like this: